LA UNIDAD TERMINO CALCINADA, TRAS UNA SERIE DE RIÑAS ENTRE COMUNEROS DE LA COMUNIDAD CAMPESINA DE TITILACA – PLATERÍA, TRABAJADORES DEL HOTEL TITILACA Y AGENTES DE LA POLICÍA.

Ante las sindicaciones de algunas personas por algunos medios de comunicación, los pobladores de la misma comunidad, negaron ser los responsables de la quema de la unidad vehicular.

HOTEL TITILACA

La gerente residente, Virginia Mamani Quispe indicó que el problema de la camioneta de placa A6K – 938, se registró ayer en la mañana, cuando un grupo de trabajadores a bordo del vehículo, se dirigían a realizar unos trámites ante el juez de paz para buscar el diálogo con la población.

“Al retorno, a la altura de la tranquera, la camioneta fue retenida por un grupo de moradores. El carro se quedó allí, la población exigía que se haga presente el dueño del hotel. Posteriormente, se llamó a la Policía del sector para que haga una constatación. Respecto al incendio de la camioneta, nosotros tomamos conocimiento del hecho pasada la medianoche…”, dijo la gerente.

Respecto a las oportunidades labores, Mamani Quispe, indicó que, la empresa hizo varias convocatorias para que la misma población de varios sectores, puedan laborar dentro del hotel.

“Las acciones en este caso, las están viendo los abogados del hotel…”, dijo.

COMUNEROS

El presidente de la comunidad Titilaca, Alex Sairitupa Roque, indicó que se tiene conflictos no solo con el hotel Titilaca sino también con otras empresas privadas.

SOBRE LA CAMIONETA

El presidente contó mencionó que ese día ellos tenían la grabación de un videoclip y que en el muelle donde queda situado también el hotel, les limitaron el acceso. Este último punto, la gerente del hotel enfatizó que no existió limitaciones de acceso.

Alex Sairitupa, anotó que, mediante un carta notarial tras el rompimiento del diálogo, se les indicó a los del hotel que no transiten sus vehículos hasta solucionar el conflicto; pero que ellos no hicieron caso a esto y seguían desplazándose.

“Entonces la comunidad ha hecho que se estacione el carro, más abajo de la tranquera. Durante la tarde llegó la Policía y quedamos que estaría en custodia de la comunidad. Pero, a la medianoche ingresaron entre 30 a 50 policías desde el sector Janta, provistos con escudos, armamentos y bombas lacrimógenas; ellos bombardearon a la población…”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *